Crujiente de pera con roquefort y miel de bosque

Así es un entrante extraordinario: Natural, simple y fácil

 

También podrían llamarse “PeraTostadas” según Óscar, nuestro pinche particular, pero creemos que “crujiente de pera” lo representa mucho mejor y sino, juzgad por vosotros mismos. Sin pan, sin freír, sin rebozar… y sin excusas. Aunque aún no es posible compartir sabores o aromas por aquí… nos vemos en la obligación de compartiros el resultado de esta maravilla de entrante o aperitivo improvisado. Necesitarás más ganas que tiempo porqué es rápido de hacer siempre que tengáis un horno disponible.

DIFICULTAD:

baja

TIEMPO:

15-20 min

INGREDIENTES:

  • 1 pera tipo conferencia
  • anacardos
  • queso roquefort o azul
  • pimienta al gusto
  • miel de bosque

 

EXTRAS:

polen al gusto

¿Listos?

Precalienta el horno a 170 grados mientras, con o sin mandolina, lamina la pera en vertical y disponla sobre papel de horno en una bandeja (puedes ir haciendo lo mismo con el queso). Dependiendo del grosor que les hayas dado y una vez estén en el horno, dora la pera laminada unos minutos sin que quede crujiente del todo y sácala con cuidado para repartir el queso roquefort troceado y los anacardos por encima. Devuelve todo al horno durante 1 minuto para que termine de tostarse la pera y fundirse el queso, de forma que nada más sacarlo, sírvelas en una bandeja o plato dónde esparcir el polen y añadir un hilo de nuestra miel de bosque mientras aún esta caliente.

De entre todas las variedades, os dejamos aquí nuestra recomendación para esta receta:

PUBLICACIONES RELACIONADAS